Habilidades sociales

Habilidades sociales
En muchas ocasiones observamos que no nos relacionamos de forma constructiva y puede llegar a perjudicarnos tanto social como laboralmente. Por ello es muy importante trabajar las relaciones interpersonales: saber qué decir y cómo decirlo para conseguir una comunicación clara y concisa.
Desarrollar las habilidades propias del alumno para una mayor competencia profesional.
Potenciar la inteligencia emocional para desarrollar la capacidad de comunicación y mejorar las relaciones en la organización y con los clientes. 

Aprender a desarrollar habilidades de liderazgo basadas en el coaching para potenciar tanto su talento como el de sus colaboradores.

Experimentar cómo el proceso de coaching genera aprendizaje mediante la acción.

Revisar su propio estilo de liderazgo y avanzar hacia el Liderazgo-Coaching.

Identificar su talento y potenciarlo para conseguir la mejor visión de sí mismos.

Desarrollar un Plan de Acción para su mejora individual.

Aprender a reconocer los elementos de la excelencia en el servicio de atención al cliente y a comprender la importancia de la proactividad y de la resolución de problemas desde una actitud positiva.

Aprender a definir la estrategia a seguir, seleccionar los recursos necesarios y establecer los parámetros de control y gestión del cambio para conseguir la excelencia.

Entender en profundidad qué significa ser una persona con conducta asertiva. Aprender a detectar los pensamientos que producen emociones negativas, utilizar herramientas y conocer estrategias para el cambio cognitivo, además de entrenarse en técnicas asertivas.

Conocer las normas generales para la redacción de mensajes, elaboración de frases, significado de textos y la correcta utilización de los verbos activos. 

Aprender a estructurar de forma eficaz, describir el qué, cómo y por qué, y a utilizar un lenguaje técnico y profesional.

Aprender a descubrir cuáles de nuestras habilidades y características personales son nuestras fortalezas. Distinguir cuáles de ellas nos ayudan a conseguir nuestros objetivos. Experimentar qué pasa cuándo las priorizamos y las desarrollamos. Revisar dónde están nuestras debilidades y avanzar en distinguir si nos impiden conseguir los objetivos. Desarrollar un Plan de Acción para la mejora individual.